El Monstruo




Una persona es incapaz de concebir el grado de horror y monstruosidad que el colectivismo es capaz de hacer hasta que no lo sufre. Pese haber visto la huella dejada por la Oz y el Martillo, los carteles de horror en Praga o su Monumento a las Victimas de esa deplorable ideología de favores y castigos. Igual da ese muro ya caído en Berlín, la policía del pensamiento y esa distópica realidad de la mentira perpetua de los regímenes totalitarios de ya no las muertes individuales sino las de Stalin:” las estadísticas”


Y es que un monstruo invisible cayó sin piedad sobre nosotros, más pequeño que las bacterias que destruyeron a los Marcianos de Wells.


Pero el poder lo es todo. El poder por todo y por encima de todo.


Saldrán a cegarnos con la estrategia de la propaganda y nos enseñarán un mundo irreal; y no hablo de 1984 - la célebre novela -, hablo del Gobierno del Reino de España.


El poder lo es todo y está por encima de todo.


Estoy viviendo “Un estado de excepción” camuflado como “de emergencia”

Estoy viviendo la mentira en la información.

Estoy viviendo las contradicciones mil veces perdonadas por borregos en los balcones haciendo verbena de la tragedia; una especie de pan y circo justificadísimo que hacemos por todos cuanto ayudan…

Estoy viendo a las familias rotas de dolor por sus pérdidas silenciadas y ocultadas a ojos del público del anfiteatro televisivo.

Estoy viendo como no llega lo prometido a la ciudadanía y ésta sigue esperando con aplausos y caras de idiota.


Pero el poder lo es todo. El poder por todo y por encima de todo.

Sigo viendo que un avión o su equivalente en pasajeros se estrella y lo celebramos porque ya son menos que en al accidente del día anterior.

Sigo viendo que es mejor “la tajada” de un producto mal hecho que no cobrar nada de algo que podríamos haber hecho nosotros.

Sigo viendo que el material de la Sanidad Privada se incauta a golpe de puño en mesa y que desconocemos su paradero.

Sigo viendo una Televisión que no pone crespón negro ni un gobierno que declare luto por la innombrable cifra de miles de muertos.

Sigo viendo un país donde la mediocridad arrebata la libertad de todos para que nadie más destaque: Cómo les gustaría acabar con todos a los que no pueden hacer callar…. Por ahora.

Sigo viendo que el declive de la economía es el comienzo de un terrible alud que nos va sepultar a todos… excepto a ellos.

Sigo viendo a un Presidente que no sabe lo que se dice todas las semanas (es mentira, no lo veo, me lo dicen, yo no tengo estómago – me pregunto si llegarán a hacer obligatorio bajo pena de multa tener que verlo)


Pues el poder lo es todo. El poder por todo y por encima de todo.

La instauración de la mentira y la omisión de la contradicción por negligencia es una constante.


Estoy viviendo todo lo que mi padre deseó que nunca tuviera que ver.


Lo cierto es que mi mundo no es el periodismo, es mucho mejor; es el arte, y como decía Oscar Wilde: “El arte es la forma más intensa de individualismo que el mundo ha conocido” y me veo reflejado en esas palabras, pues nosotros, cualquiera que sea la expresión de nuestro arte, refleja el mundo tal cual es: desde las pinturas rupestres hasta los fusilamientos del 2 y 3 de Mayo.


La historia del arte es la historia de su contexto histórico y, como es natural, yo no puedo estar al margen: me convertiría en una horrísona figura burlesca y manipulada, como esos "trolls" obedientes.


Somos los observadores y los cronistas reales – como Géricault desoyendo a las autoridades y pintando “la Balsa de Medusa” e independientes donde cualquier tipo de secuestro ideológico es una vergüenza o un castigo imperativo como así sufrió Schostakovitsch.


Ahora, todo aquello que vi y me contaron en mis viajes y el miedo del recuerdo de aquello hoy lo tenemos aquí, y no es el virus, es algo mucho peor y terrorífico, la bestia de la que no podrás escapar: el Monstruo del Comunismo: La bota que todo lo aplasta.




El odio instalado en sus rostros deformes por las expresiones heredadas ya dicen las barbaridades en nuestro parlamento con toda impunidad y absolutamente al margen de las muertes en constante sucesión pues; ¿por qué habría de preocuparles? Pero atención: Si les preocupa es porque puede ser el principio de su fin y eso sí que no puede ser… (Aunque lo hacen tan mal que me pregunto dónde comienza la incompetencia y donde acaba algo terriblemente deliberado)


El demérito, la falta de esfuerzo y la carencia absoluta de la libertad de elección es algo que se viene construyendo desde muy atrás; más allá de mi infancia.

A cada generación le sigue una más idiota y mediocre y así consecutivamente desde hace luengo tiempo.


Pero el poder lo es todo. El poder por todo y por encima de todo.


Por ello, sencillamente, pasa lo que pasa. El adoctrinamiento lleva años en silencio y como siempre, al Monstruo Invisible sólo se le pude aniquilar con la vacuna de la educación y su posterior prohibición como así ocurre en los Estados a los que pedimos dinero cuando nosotros quebramos. Pero una vacuna así no solo tarda un año, tarda generaciones.



Francisco Sanchis Cortés




Fotografías:

"La cosecha humana" (pintura en progreso de Francisco Sanchis Cortés)

Monumento a las Víctimas del Comunismo (Praga)

Featured Posts

Recent Posts